EL PLACER DE LA CULTURA

viernes, 9 de agosto de 2013

Cuaderno de campo: Visita al Sáhara Occidental

3 de julio de 2013

Emprendemos viaje al Sáhara Occidental.

Destino: Aaiún

Cuando en julio de 2012 surgió la invitación de manera espontánea para visitar la misión que los religiosos oblatos mantienen en el desierto desde el año 1954 no fuimos conscientes de la realidad a la que nos enfrentábamos.

El viento, la arena y la soledad del desierto han ido conformando una situación dura tras la ocupación marroquí del año 1975 que ha dejado a los saharauis y a los misioneros en una posición difícil.

Tras llegar al aeropuerto con David (misionero oblato del barrio de Aluche)  las primeras horas en la misión se convierten en un baño de realidad. Una cena organizada por los dos oblatos que se encuentran allí, Mario y Valerio nos presentó una buena radiografía de lo que íbamos a encontrar a partir de ese momento, ya que acuden varios saharauis amigos de la comunidad, pescadores españoles desplazados, miembros de la Minurso (Misión Internacional de las Naciones Unidas para el referéndum del Sáhara Occidental) y el Depositario de los bienes de la Casa de España. Cada uno con su opinión, su versión y su religión… todos juntos.

Misioneros oblatos: Mario, David y Valerio. Detrás Paco Juez
 
 Mario y Valerio estaban dispuestos a que nos lleváramos, en las dos semanas que íbamos a permanecer allí, una visión lo más completa posible de la situación del Sáhara tras la ocupación: familias separadas, imposibilidad de viajar con libertad al extranjero, represión, una apabullante presencia militar, controles terrestres, vigilancia constante del edificio de la iglesia, la penosa situación en las cárceles y la presencia, ya mayoritaria, de colonos procedentes del norte de Marruecos con el fin de intervenir con su voto en un posible referéndum, en realidad cada vez más lejano.

Pero también los paisajes, las dunas, el calor y la hospitalidad del pueblo saharaui, sus costumbres y tradiciones, su religión. Durante los días que estuvimos pudimos vivir el ramadán, asistir a la ruptura del ayuno con varias familias y participar, como observadores, de la oración de los viernes.

Ruptura del ayuno durante el ramadán en casa de un amigo saharaui
  
Oración de los viernes. Dajla
 
Los oblatos mantienen en la actualidad dos iglesias en el antiguo territorio español: una en el Aaiún y otra en la antigua ciudad de Villa Cisneros, hoy Dajla. Recientemente han recuperado la capilla situada en el puerto del Aaiún y que atendía a los pescadores  desplazados durante la época española.

Iglesia católica del Aaiún

Iglesia del puerto del Aaiún, recientemente recuperada. 
La situación de la iglesia es complicada: no pueden predicar, no pueden canalizar ayuda humanitaria, no pueden bautizar… cualquier actividad se puede convertir en motivo de expulsión. ¿Qué hacen entonces los dos únicos misioneros católicos autorizados para estar en todo el Sáhara Occidental? pues nada menos que ser presencia cristiana y testigos del sufrimiento de un pueblo, acompañarlos y apoyarlos en su día a día, atender a todo aquel que se presente en la puerta de la iglesia, incluida la población marroquí, celebrar misa para los trabajadores de la Minurso y todos aquellos cristianos (evangélicos, luteranos, anglicanos y católicos) que por motivos de trabajo se encuentran en la región.

Iglesia católica de Dajla
La iglesia de Dajla (a 6 horas en coche desde el Aaiún) tiene a su vez una situación especial ya que la persona encargada de su custodia y mantenimiento es Mohamed Fadel Semlali, más conocido como Bu, un sahuaraui musulmán que también preside la Asociación de Discapacitados de Dajla , con la que la Iglesia colabora en la formación de parte del personal saharaui que atiende a los niños discapacitados de la zona, mayoritariamente marroquíes.

Centro de discapacitados de Dajla presidido por Bu
En definitiva un viaje que nos enseñó a rezar mientras oíamos la llamada a la oración del muecín, a compartir con los más olvidados por la comunidad internacional, a escuchar su lamento silencioso y silenciado durante casi 40 años, a estar atentos a la rabia con la que están creciendo las generaciones jóvenes y a ver una iglesia comprometida y abierta que ha sellado una alianza con el pueblo saharaui que dura ya  60 años.

 

Duna blanca. Dajla
 
Más información sobre la Prefectura Apostólica del Sáhara Aquí
Información sobre Bu Aquí

 

1 comentario:

HELEN FRAGUA dijo...

He llegado a tu blog por casualidad aunque dicen que no existe... Me gusta lo cuentas y lo que muestras... Te envio el enlace de mi blog de fotos y viajes de una española en Ecuador. Un saludo.Helen.
http://lafragu.blogspot.com/